Más allá del miedo 

Dejar que el miedo cercene espacios públicos es mal negocio para todos. A corto plazo daña varios bolsillos; a largo plazo permea conciencias. Incluso las ligadas a las maneras en que afrontamos el comer, sea por mero goce o por necesidad de una buena alimentación, otra faceta en crisis a nivel nacional.