Mismo barrio, concepto renovado: vuelve a Lastarria Wine Rebels, el pop up del vino

Apenas un centenar de metros se trasladó este de bar de vinos itinerante, esta vez recargado con más etiquetas, tapeo y arte. De esta forma prosigue su apuesta por la difusión y visibilización de botellas de productores independientes y de pequeña escala, con copa desde los $ 4.000. 

 

CRM

Este jueves 16 de mayo, a casi un año de su apertura, en una pizzería del Barrio Lastarria, vuelve a la carga el bar “okupa” del vino nacional. Wine Rebels Bar. Así, apenas un centenar de metros de su ubicación inicial, esta iniciativa se instala en Chelsea Bistro, en un espacio instalado en avenida José Miguel de la Barra, justo entre el Museo de Bellas Artes y el cerro Santa Lucía, con todo lo necesario para proseguir en la ruta de la democratización de botellas y estilos de pequeños productores de diverso origen.

“Queremos que que el vino y su profundo significado vinculado al Patrimonio Cultural se comprenda y sea accesible para todas las personas. Somos el primer país exportador del llamado Nuevo Mundo del vino y no conocemos este producto desde su saber hacer, ni de sus productores y sus historias, que se vinculan profundamente con el territorio del que provienen”. Explica, Nadia Parra sommelier y creadora de un concepto, que a poco andar se ha convertido en una idea influyente, replicada en otros barrios gastronómicos de la ciudad como el recientemente abierto Masal, en Vitacura.

A modo de novedad, o tal vez de evolución, avanza con su labor educativa y a su carta de vinos suma una lista de tapas y bocadillos, que guardarán directa relación con cada variedad ofrecida en la barra. Se trata de breves comidas que invitan a maridar con la progresión de la carta, es decir de menor a mayor intensidad, con preparaciones simples de productos frescos de estación basados en mariscos, carnes y panes caseros de diverso tipo: brioche, focaccia, hokkaido, entre otros.

Esta vez la iniciativa incluye arte, con la colaboración del artista Fabian Anaya, FAYA, quien creó un mural inspirado en la libertad del concepto del bar, “Así como respetamos el vino, respetamos el arte”, dice Nadia. FAYA por su parte explica que la obra se inspira “en Baco y la personalización femenina de la deidad, acogiéndose a la rebeldía como concepto, Baco fue el dios de la vid y del vino, pero también de la fertilidad, la agricultura, la música, el teatro y la liberación”.

De la mano de una nueva propuesta visual, Wine Rebels vuelve a la carga con nuevos vinos, manteniendo una provisión constante de 30 etiquetas de vinos, tanto por botella como por copas (desde los $ 4.000), que esta vez suma vinos extranjeros. “Este espacio, siempre ha querido ser más que un simple bar; debe ser un lugar en que la comunidad del vino se encuentre, comparta, disfrute, intercambie y esta vez armonice, beba sin mantel largo. Deseamos que vuelva el vino a la cotidineidad, con esa humanidad que siempre ha tenido en la mesa, en el día a día”, comenta Nadia Parra.

Otra novedad está en sus horarios, agregando los domingos por un tema especial y asociado a las intenciones del proyecto: “Lo pedían muchos sommelieres que tienen libre ese día”, dice.

 

Wine Rebels en Chelsea Bistró
José Miguel de la Barra 418. (Metro Bellas Artes). Santiago Centro.
@winerebelsbar

Horarios
Jueves a sábados de 17.00 a 23.00. Domingos de 13.00 a 21.00 horas.

Comparte: