Vuelve El Menú de Chile

Luego de tres años de silencio retorna la iniciativa del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural para premiar -con honores y dinero- a quienes entreguen la mejor selección de recetas con sentido local y patrimonial. 

 

Han pasado tres temporadas desde que se editó la última publicación de El Menú de Chile, iniciativa en la que por medio de un concurso público, se convoca a grupos de trabajo para que presenten un menú completo que represente el patrimonio de un territorio chileno determinado. Un silencio roto hace un par de semanas con el lanzamiento de la quinta edición de esta iniciativa, impulsada por el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural (SERPAT), parte del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El lanzamiento ocurrió en San Javier, Región del Maule y quizá no sea casual. Desde hace un tiempo y con apoyo de las autoridades locales, ese lugar que busca posicionarse como la nueva capital del vino en Chile, y donde en los últimos meses han ocurrido variadas iniciativas -como los premios Enoturismo- donde la relación entre productos, tradición y territorio se encuentran en el foco de atención. Ese entorno eligió la institución para relanzar una iniciativa que estuvo relegada durante muchos años y que se echaba de menos, al ser una de las pocas acciones con las que la institucionalidad reconoce a la cocina como parte del sistema cultural de nuestro país.

Allí, entre un menú de cocina tradicional preparado por una institución educacional, al son de las cantoras y con panelistas especializados destacado la importancia de las cocinas patrimoniales a nivel nacional, se develan las intenciones esenciales del concurso, de acuerdo a esa repartición pública: reconocer a personas o grupos que pongan en valor el patrimonio culinario regional, local o familiar de Chile, resaltando la diversidad y riqueza de las cocinas patrimoniales arraigadas en todo el país.

También resaltó la posición oficial del SERPAT (es decir, la voz del Estado de Chile) respecto de las cocinas patrimoniales: tienen como rasgo distintivo el que han sido transmitidas de generación en generación. También su capacidad para identificar una región, localidad o familia a partir de los productos empleados, sus técnicas de transformación, modos de consumo, las ocasiones cotidianas o festivas de su consumo y los sistemas simbólicos que las legitiman al interior de una comunidad.

Quienes deseen participar deben formar equipos de al menos tres integrantes, que tengan vínculo con diversos oficios y saberes relacionados con cocinas tradicionales. Vale decir, de acuerdo a información oficial: productores agropecuarios, recolectores, pescadores,  mariscadores, cuidadoras de semillas, cocineros o cocineras que porten la tradición culinaria, estudiosos de las ciencias sociales, biodiversidad y conservación ambiental, entre otros.

Las bases están disponibles en los sitios www.patrimoniocultural.gob.cl y www.patrimonioinmaterial.gob.cl. Las postulaciones se recibirán el correo electrónico  menudechile@patrimoniocultural.gob.cl. El equipo ganador ganará un diploma más dos millones de pesos, junto con menciones honrosas con un premio de un millón de pesos. El plazo para la recepción de trabajos es hasta el 30 de septiembre.

Comparte: