La variedad y el gusto: cebiche

Debe ser de los platos más replicados en la chilenósfera culinaria. Fresco, sencillo, amable cuando está con el pescado en condiciones, aporta con gracia al inicio de una comida o puede ser el comienzo y el fin. En esta selección de cinco alternativas -en Santiago y más allá-, de esta nueva sección, todo depende de la marea.

CRM

Captura de RRSS.
Captura de RRSS.

Uno a la chilena. El pescado blanco, generalmente reineta o corvina según lo que se pille en el día, es igualmente relevante que su tamaño: es adecuado para una porción generosa pensada para dos personas. El sabor del mar se combina con cebolla en juliana, pimentón y cilantro, aderezado con condimentos caseros que añaden carácter sin tanto picor. En resumen, un plato acogedor. El Ancla. Santa Beatriz 191, Providencia. @el_ancla (***).

Uno a la peruana. El travestismo de la cocina de Sarita Colonia, no impide que tengan un rinconcito peruano donde ejerciten la tradición. Ocurre en esta receta, de corvina cuando está disponible y siempre de pescado blanco del día, con la cebolla morada en pluma, maíz peruano y tostado, la leche se tigre, el camote y el punto de rocoto. Quizá no sea tan potente en términos de picor que el sus hermanos norteños, pero se acerca a lo que simplemente soñaron. Sarita Colonia. Loreto 40, Recoleta. @saritareloaded (***).

Captura de RRSS.
Captura de RRSS.

Uno entre sushis. Son especialistas en sushi y por lo mismo en ese plato -el de cebiche- hay frescura total. Son tres variedades de pescado (bonito, corvina, pejerrey, camarones, erizos, entre otros, o según lo que entregue el mercado), picados en dados, cebolla morada, apio en láminas, algas y cilantro. A primera vista, parece una versión peruana con maíz, choclo y zapallo, pero el aderezo a base de ají rocoto rebajado le añade un toque personal y frutal. Una propuesta de alta gama para Ñuñoa y sus alrededores. Patagonia Sushi. Echeñique 4715, Ñuñoa. @patagonia.sushi (**).

Costero costero. Al estar a pasos de la playa y contar con un ideario en el que el frescor marino es la base de todo, vale la pena adentrarse en esta versión. Los cubitos de carne son grandes, tersos, con sabor al pescado y a los aderezos, donde el corrimiento al picante es evidente -matizado por daditos de camote- pero a al vez parte de su decorado, de su encanto. Sabe bien, se ve bien, vale la pena viajarlo. Mareal. Daniel Ortúzar 255, Pichilemu. @mareal.cocina (***).

El bien oriental. A veces sí, a veces no, depende de lo que llegue a la costa (es decir la barra) de este comedor con más aires de bar, en realidad, que protagoniza en Barrio Italia. Reineta, colas de camarón y algo de piña, se aderezan con cebolla, cilantro, leche de coco, galangal y lemongrass, que refuerzan el toque cítrico que, además, entrega el jugo de limón de la receta. Luego algo de aceite de oliva y ají verde, dan con una fórmula bien personal. Siam Thai. Av. Italia 1139, Providencia. @siamthaichile (***).

La tablita valórica de los elementos
*: menos de $5.000 por persona o por plato.
**: entre $5.001 y $10.000 por persona o por plato.
***: entre $10.001 y $20.000 por persona o por plato .
****: entre $20.001 y $40.000 por persona o por plato .
*****: más de $40.001 por persona o por plato.
Comparte: