Comentario de whiskies: Teeling Blackpitts Single Malt

Si de darse lujos se trata, puede ser a través de este whiskey irlandés, cuya casa posee casi un cuarto de milenio de historia, destacándose por un proceso especial de destilación, que hace de cada una de sus botellas un ejemplar único por su personalidad.

 

Por Felipe Pizarro*

 

La historia de Teeling comienza Dublín, Irlanda, el año 1782 cuando William Teeling funda la destilería que estaba ubicada en el llamado Triángulo de Oro, dado la cantidad de negocios similares existentes. Luego fue comprada un el gigante Jameson & Co., para después cerrar esa marca el año 1923. Tuvieron que pasar más de nueve décadas para que renaciera al siglo XXI tras varios tiras y afloja. Finalmente en 2015, los Teeling se establecieron no muy lejos de su ubicación original.

Teeling está en Newmarket, en la antigua zona de Liberties de la ciudad de Dublín, que antaño era sinónimo de muchas industrias y, en particular, de malterías. Blackpitts fue tradicionalmente el hogar de algunas de las malterías de cebada más grandes de Irlanda. Al secar la malta con humo de turba se obtienen notas ahumadas distintivas y únicas en sus whiskey. Un alcance: en Irlanda cuando un destilado de estas características es single malt, se le dice indistintamente whisky o whiskey; si es de mezcla, se habla sólo de whiskey.

Volviendo al tema, lo que hace que Teeling Blackpitts sea tan único es el proceso de triple destilación que utiliza, que reduce parte del carácter medicinal que se obtendría de un single malt tradicional escocés con turba y permite que brille la característica más ahumada de la barbacoa. Luego, esto se combina con la innovadora maduración en barrica de Teeling utilizando barricas de roble americano ex-bourbon y vino blanco ex-Sauternes, que se embotella al 46% sin filtración en frío para producir una expresión verdaderamente diferente y única.

La inspiración para el uso de estos barriles provino de un embotellado anterior de Teeling 24-Year-Old Single Malt, que fue galardonado como el “Mejor whisky de malta del mundo” en 2019 en los World Whiskeys Awards. No ocupa el proceso de filtración en frío, para otorgarle un carácter verdadero y natural.

A la cata se aprecia un color amarillo pálido muy brillante; mientras que a la nariz aparece un tostado intenso, con notas especiadas donde el clavo de olor toma protagonismo con toques de caramelo, piña y notas cítricas. En boca se aprecian notas de humo, miel, especias, con fruta cocida, notas de piña y cítricos y caramelo salado. El final luce persistente y elegante, llenando el paladar y generando un balance armonioso.

¿Con qué puedo comerlo? Grávlax de salmón, Pulpo a la parrilla, Tarta de manzana, Carrot cake.

 

Dónde comprarlo: www.alsarocas.cl, www.kitchencenter.cl, www.lakoka.cl
Precio de referencia: $ 110.000.-

 

* Administrador hotelero INACAP, con estudios de cocina en la Escola de Cuina Bell Art de Barcelona, WSET 3 Advanced (Londres) y Certified Judge BJCP. Socio fundador de la Asociación de Sommeliers de Chile y luego director académico de la Escuela de Sommeliler de Chile. Ha trabajado en academias, grandes viñas, distribuidoras, para luego vincularse a la cerveza por medio de @lupulandchile. Hoy hoy dirige @escueladewhisky_chile donde desarrolla contenido informativo y actividades de cata y maridaje acerca principalmente de cervezas y whisky.

Comparte: